top of page

Los soldados “también son parte del pueblo y de la Iglesia”

Impresiones del Encuentro Nacional de Pastoral Militar en Morelia

Sacerdotes que conforman la Pastoral Castrense en distintas Diócesis del país se reunieron en Morelia del 22 al 25 de agosto pasado para sostener su XIX Encuentro Nacional, junto a su dirigente, el Arzobispo Ruy Rendón Leal.


El pasado martes 22, en entrevista para @ArquiMorelia, el P. Jorge Reyes de la Riva (Arquidiócesis de México) señaló, entre otros puntos, que estaban “muy agradecidos con el equipo de trabajo que ha preparado este XIX Encuentro de Pastoral Militar, con el Arzobispo D. Carlos Garfias Merlos y con su Obispo Auxiliar D. Herculano Medina, que ha estado esta mañana con nosotros”.


“Yo soy el párroco personal castrense de la Arquidiócesis de México. Antes del conflicto religioso, existían los capellanes militares… Pero, con la Persecución Religiosa, se rompe esta relación entre la Iglesia y Estado, no existen como tales los capellanes castrenses o capellanes militares. Sin embargo, dos hermanos de apellido Belloc: Josefina y Guillermo, a las afueras de la Ciudad de México, cuando trasladan la Secretaría de Guerra, Armada y Marina, cerca de lo que hoy es el Hipódromo de Las Américas, en 1936 compran unos terrenos para atender a los soldados y las familias de los soldados [hoy, Templo del Cristo de la Paz]. Entonces casi vamos a cumplir 100 años de estar atendiendo en contraesquina de la Secretaría de la Defensa Nacional en la Ciudad de México, y por ahí han pasado diferentes capellanes, desde los Padres Jesuitas, Mercedarios, Misioneros del Espíritu Santo, en los últimos 30 [años], padres diocesanos que atendemos espiritualmente a la familia militar respetando el Estado de Derecho, porque el Art. 130 [de la Constitución] nos da esa libertad de creer en los que nosotros queramos, siempre que no afecte a nadie, pero a tener un credo. Y el Estado no solamente debe respetarlo, sino promoverlo y velar porque las personas, los ciudadanos, puedan tener un credo”.


“La parroquia personal castrense, como cada parroquia, tiene su pastoral de infantes, de niños y niñas de la catequesis infantil y sus familias; tenemos una Pastoral de Adolescentes, de Jóvenes, de Adultos, de Ancianos, pero tenemos las instancias militares, que son nuestras obras de misericordia, ‘de caballito de carga’, como decimos nosotros. Todos los días hay que salir a atender el Hospital Central Militar, los hospitales navales en la medida de lo posible, todos los días hay que salir a atender la Funeraria Militar, a los presos, de manera especial los jueves, sábados y domingos, porque en la Arquidiócesis de México está una de las tres cárceles o prisiones militares que se tienen en el país: México, Guadalajara y Mazatlán”.


“Yo creo que la Iglesia y el Ejército hacen una gran labor en bien de nuestra Patria, México…, la Iglesia acompaña al hombre y a la mujer de las Fuerzas Armadas porque ellos nos atienden a nosotros como población… ¿Quién atiende a esos niños, esos adolescentes, esos jóvenes, a esas familias que son migrantes (hoy que hablamos tanto de los migrantes, el hombre y la mujer de las Fuerzas Armadas es un nómada porque hoy está en Morelia y pasado mañana está en Irapuato y si no, hasta Sinaloa, Hermosillo), quién atiende a esos hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas y sus familias?”


“Yo soy hijo de soldado, mi padre fue coronel del Ejército y por eso esta atención a las Fuerzas Armadas para mí es muy reconfortante y doy gracias a Dios y a mis superiores que me permiten servir desde esta Pastoral”

Visita a la Basílica de Pátzcuaro

Por su parte, Mons. Ruy Rendón Leal, Arzobispo de Hermosillo, responsable episcopal de la Pastoral Militar en México: se reúnen para encontrar nuevos caminos para que nuestra Iglesia ofrezca a los militares y sus familias.


Cada año los capellanes militares o los sacerdotes responsables de esta Pastoral en sus respectivas diócesis nos reunimos para un encuentro a nivel nacional. Nos encontramos cada año para formarnos, para convivir entre nosotros e ir dilucidando nuevos caminos que nuestra Madre Iglesia Católica en México ofrece a los militares y a sus familias: la evangelización, la ayuda sacramental y también la atención humana... Es una Pastoral no suficientemente conocida, pero los Obispos en México entendemos que los militares y sus familias son un sector importante de nuestra nación.


Como parte de las actividades programadas en el Encuentro, los sacerdotes responsables de esta Pastoral acudieron a la Basílica de Pátzcuaro y dieron gracias a Dios y la Santísima Virgen de la Salud.

A su vez, el P. José Fernando Tirado Becerril, Capellán militar de la Diócesis de La Paz, que durante nueve años acompañó a la Pastoral de Fuerzas Armadas de la CEM como Secretario Ejecutivo, compartió que uno de los grandes retos de la Iglesia es llegar a los hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas, quienes, dijo, “también son parte de nuestro pueblo y son parte de la Iglesia. Son hermanos que están ávidos, necesitados del Evangelio; queremos acompañarlos también en su parte humana, hacernos hermanos, amigos, caminar juntos”. Y “ése es un tema de este Encuentro: cómo caminar en sinodalidad con estos hermanos... Queremos romper paradigmas, caminar juntos, podemos construir juntos la sociedad y la civilización del amor que, creo, todos soñamos”.


Por: Alberto Calderón

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page