top of page

Visita Ad Limina Apostolorum 2023

Cambio de época y transmisión de la fe, los desafíos

Del domingo 28 de mayo al viernes 2 de junio, el “Grupo Dos” de los Obispos de México realizó la visita “Ad Limina Apostolorum”, y aunque la visita inició formalmente el lunes 29 de mayo, el domingo 28, con motivo de la Solemnidad de Pentecostés, los Pastores concelebraron la Eucaristía presidida por el Papa Francisco en la Basílica de San Pedro.


Esta Visita Ad Limina se realiza cada cinco años con el objetivo de que los Obispos presenten un informe general sobre el estado de sus diócesis. El ‘Grupo Uno’, conformado por las diócesis del Norte del país, llevó a cabo su visita a finales del mes de abril, y ahora tocó el turno a la zona centro del país, a cinco Provincias Eclesiásticas (México, Guadalajara, Hidalgo, Puebla y Morelia), en las que se encuentran reunidas 23 diócesis, así como la Eparquía Maronita.


De acuerdo con la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), fueron 34 los Obispos que participaron formalmente en la visita “Ad limina Apostolorum”, ya que algunas diócesis cuentan con Obispos Auxiliares o Eméritos, y también algunos de éstos participaron de esta actividad.

En este contexto, este grupo de Obispos mexicanos confiaron sus trabajos y esfuerzos a la intercesión de Nuestra Señora de Guadalupe, de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y a las orientaciones del Santo Padre, el Papa Francisco, para que, con su gracia, den frutos que hagan presente el Reino de Dios, que es un reino de justicia y paz.


Cabe mencionar que todos los obispos del mundo tienen la obligación de realizar cada cinco años esta visita “Ad limina Apostolorum” para presentar al Romano Pontífice (al Papa) un informe general sobre la situación de sus respectivas diócesis.


Ad limina Apostolorum podría traducirse como visita a “los umbrales de los Apóstoles” Santos Pedro y Pablo, pues no sólo es un acto jurídico-administrativo, sino que los obispos de todo el mundo, acuden a venerar los santos sepulcros de estos dos Apóstoles, pero también se reúnen con el Sucesor de Pedro, que actualmente es el Papa Francisco.



Cinco días de intensas jornadas de trabajo

Además del encuentro que sostuvieron con el Papa Francisco el último día de sus actividades, durante los cinco días de trabajo, el Grupo Dos de Obispos Mexicanos celebraron Misas en las cuatro Basílicas de Roma: San Pedro, San Juan de Letrán, Santa María la Mayor y San Pablo Extramuros.

También se reunieron con los responsables de los Dicasterios del Clero, Obispos, Doctrina de la Fe, Cultura y Educación, Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, Evangelización, Comunicación, Servicio del Desarrollo Humano Integral, y Laicos, Familia y Vida.


Además de que se reunieron con la Secretaría General del Sínodo de Obispos, con la Pontificia Comisión para la Tutela del Menor, con la Pontificia Comisión para América Latina, con la Secretaría de Estado, en todos estos Dicasterios, los Obispos presentaron una relatoría de las actividades pastorales de sus diócesis y escucharon los apuntes que los encargados de los diversos dicasterios ofrecieron para potenciar el trabajo pastoral.


En el marco de las actividades de la Visita Ad Limina, este grupo de obispos también visitó el Pontificio Colegio Mexicano, institución que alberga a los sacerdotes mexicanos que acuden a estudiar a Roma, aquí celebraron la Santa Misa y convivieron con los sacerdotes residentes y el personal que atiende esta residencia sacerdotal.


Una de las actividades más representativas de la Vista Ad Limina es la visita de los Obispos a las tumbas de los Apóstoles San Pedro y San Pablo en Roma, en donde celebraron la Santa Misa y oraron por largo rato ante los restos de los Apóstoles, columnas de la Iglesia.


Encuentro con el Papa Francisco

Luego de cinco días de trabajo con los responsables de los diferentes Dicasterios de la Curia Romana, la Visita Ad Limina del segundo grupo de Obispos mexicanos, concluyó con el encuentro con el Papa Francisco el viernes 2 de junio.


Por la mañana de este día, el Papa Francisco recibió a los Obispos de la región central, con quienes el Santo Padre habló sobre todo del tema de los migrantes, la situación sociopolítica y la violencia existente en el país.

Asimismo según la CEM, el Santo Padre también habló con este grupo de Obispos de los desafíos que afronta México, que son los mismos desafíos mundiales, como son el cambio de época que ha dificultado la transmisión de la fe a las nuevas generaciones, la preocupación de poderles ofrecer claramente la ventaja de caminar en un desarrollo que los lleve a la libertad y, sobre todo, a esa capacidad de interiorizar para poder desarrollar sus potencialidades y encontrar su verdadera vocación.


En otro punto, la Conferencia del Episcopado también destacó que el Santo Padre habló de la situación sociopolítica que siempre por la gran desigualdad social y los problemas establecidos ya de antaño va creciendo, se va aumentando, y a veces no ha habido concordia suficiente para que las fuerzas tanto políticas como sociales puedan convenir en el bien de la sociedad.

En cuanto al tema de los migrantes, la CEM dijo que el Papa Francisco ha entendido que se trata de un problema, por ser México un país de pasaje hacia los Estados Unidos y hacia Canadá. Y ha reconocido el esfuerzo de los obispos por la atención a los migrantes con las “Casas del Peregrino”, y según la CEM el Papa tiene claro que ahora existe el problema, que cuando las caravanas son muy numerosas y muy pobladas, no se dan abasto a cubrir las necesidades de los migrantes.


Es muy difícil poder darles ánimos, alimentarlos, darles cobijo a todos. Y exhortó a la Iglesia de México a seguir uniendo esfuerzos para ofrecer la posibilidad de que este pasaje hasta su destino sea más seguro para los migrantes.

Después de escuchar las recomendaciones del Santo Padre, cada uno de los Obispos pasó a saludar personalmente al Papa y entregarle algún presente, y así concluir los trabajos de este grupo de Obispos mexicanos en la Visita Ad Limina.


Obispos participantes del Grupo Dos


Arquidiócesis de México: Diócesis de Azcapotzalco, Iztapalapa y Xochimilco.

Arquidiócesis de Guadalajara: Diócesis de Aguascalientes, Autlán, Cd. Guzmán, Colima, Mazatlán, Tepic y Prelatura de El Nayar.

Arquidiócesis de Tulancingo: Diócesis de Tula y Huejutla.

Arquidiócesis de Puebla: Diócesis de Huajuapan, Tlaxcala y Tehuacán.

Arquidiócesis de Morelia: Diócesis de Apatzingán, Cd. Lázaro Cárdenas, Tacámbaro y Zamora.

Eparquía Maronita (Iglesia Cristiana Oriental, en comunión con el Papa, formada mayormente por cristianos de origen libanés que viven en México).


Los Obispos de Morelia en la Visita Ad Limina

Mons. Carlos Garfias Merlos, Arzobispo de Morelia; y su Obispo Auxiliar D. Herculano Medina Garfias, formaron parte del “Grupo Dos” de obispos mexicanos que realizaron la Visita Ad Limina en Roma, y en la cual, participaron activamente de todas las actividades.

El Jueves 1° de junio por la mañana, Mons. Carlos Garfias Merlos presidió la Eucaristía de inicio de actividades en la Basílica Santa María la Mayor, y posteriormente, el último día de la visita, juntos Mons. Carlos Garfias Merlos y Mons. Herculano Medina Garfias saludaron personalmente al Santo Padre y le entregaron un ejemplar de la Revista Argos, editada por el Seminario Diocesano de Morelia, así como el libro de la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Ciudad Hidalgo.


@ArquiMorelia

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page